La importancia de los datos libres

Llevo un tiempo queriendo escribir sobre la importancia de los datos libres, pero es ahora con la publicidad que le están dando a Google Map Maker cuando realmente entiendo la urgencia del tema.

¿Os imagináis un país cuyos datos geográficos sean tan pobres que ni siquiera se sepa oficialmente qué ciudades y pueblos contiene? ¿Cómo podría invertir en carreteras, alfabetización o siquiera en agua potable cuando no sabe que hay gente que vive allí? ¿Cómo podría cobrar impuestos o… ¡¡contar los votos en las elecciones!!? ¿Os imaginais que un batallón de soldados se equivoca por utilizar mapas erróneos y acaba estableciendo una base en el país de al lado? Una absurdez a lo Gila que ocurrió hace poco en la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, lo que por poco no provoca un conflicto internacional.

I’ve been thinking for a while about writing about the importance of opendata, but is with the advertising given to Google Map Maker when I really understood the urgency of the matter.

Can you imagine a country with so poor geographic data that even the government doesn’t known which cities and towns do they have? How could they invest on roads, literacy, drinking water or even know that there are people who live there? How could they collect taxes or… count votes in elections!? Can you imagine that a battalion of soldiers use maps that are wrong and establish a base in the nearest country? An absurdity that happened recently on the border between Nicaragua and Costa Rica , which almost causes an international conflict.

Si las instituciones publican sus datos y dejan que sean de libre acceso, cualquiera puede comprobar la veracidad de dichos datos y podrá sugerir modificaciones o correcciones. Pero mientras estos datos permanezcan encerrados en archivadores llenos de polvo, seguirán cometiéndose una y otra vez los mismos errores. No hablamos de datos delicados para la seguridad nacional, hablamos de datos que cualquiera que esté presente físicamente en el lugar puede comprobar si son o no correctos.

Pero no sólo es importante que los datos sean de libre acceso. También es importante que sean libres en cuanto a su uso. De nada me sirve poder consultar un mapa en la página del la Administración Pública X si no puedo utilizar los datos que me aporta. De qué me sirve consultar, no sé, el tráfico antes de salir de casa si luego mi navegador GPS no podrá utilizar ese dato para guiarme por el mejor camino. Con OpendataCórdoba ya hicimos alguna muestra del increíble potencial que pueden aportar unos datos bien utilizados.

Bueno, dirá más de uno, pues hagamos que las Administraciones Públicas ofrezcan todo tipo de servicios y nosotros los usaremos, no puede haber tantos. Es no es suficiente. ¿Por qué? Pues porque los datos libres pueden tener infinidad de usos. Es todo un mercado recién abierto y por explorar.

Pero y de todo esto, ¿cómo se beneficia el proveedor de mapas privado? ¿Pretendemos que pongan servidores y se ofrezcan datos libres sin cobrar por su uso? ¿La cultura del todo gratis? Por supuesto que no, a nadie en su sano juicio se le ocurriría pedir esto. El proveedor privado (aparte de cobrar por los servicios basados en los datos) puede obtener grandes ventajas liberando sus datos:

La primera ventaja es directa: si consigue una comunidad amplia, el coste de actualización y ampliación de sus datos se verá muy reducido. Proveedores como TomTom o Nokia empiezan a entender la importancia de estas actualizaciones por parte de sus propios usuarios. OpenStreetMap es otro ejemplo claro y directo del poder de los usuarios: una fuente de datos geográficos capaz de competir (y ganar) a Google Maps o Bing creada entera y únicamente por una combinación de datos libres aportados por sus usuarios.

La segunda ventaja quizás es más compleja de entender porque no es tan directa. Obviando todas las clásicas ventajas de la liberación, aún queda algo más: Siempre puedes cobrar por su uso comercial o intensivo. Aunque al principio no obtengas beneficios directos, si tus datos son buenos, tarde o temprano llegará alguien que le sepa dar utilidad.

Algún espabilado habrá que, llegados a este punto, diga ¿y no es esto al final lo que hace Google Map Maker? ¿Recoger actualizaciones de usuarios, dar un servicio gratuito y cobrar sólo por uso intensivo o comercial? Pues no. Para empezar sus datos no son libres. Esto quiere decir que si yo colaboro con Google Map Maker y actualizo sus mapas y el día de mañana quiero utilizar esos datos para montar un servicio comercial, no podría hacerlo sin pasar por una serie de farragosas licencias de uso. Sin embargo, si en vez de colaborar con Google Map Maker colaboro con una plataforma libre de datos geográficos, no tendría ningún inconveniente para poder utilizar estos datos en mi servicio comercial.

¿Quiere decir esto que no creo que Google Map Maker sirva para nada? Tampoco. Algún uso tendrá. Pero sea cual sea el uso que quieras darle, siempre podrás obtener al menos la misma funcionalidad con OpenLayers, OpenStreetMap y los datos libres del PNOA y el Catastro (recién liberado). Entonces, ¿por qué usar una plataforma privativa pudiendo utilizar una plataforma libre muchísimo más potente?

Pero Google es bueno, dirá más de uno, ofrece datos gratuitos y de calidad. Claro, y no lo dudo. Pero nunca hay que olvidar que Google, por muy buenas intenciones que se traiga, sigue siendo una empresa. Y al final, la prioridad máxima de una empresa es generar negocio para sobrevivir. Y si va a tener que aplicar medidas clásicas privativas que el día de mañana sean incompatibles con tu negocio, lo hará. De hecho, es que ya lo hace.

If institutions publish their data and leave it to free access, anyone can verify the accuracy of the data and may suggest changes or corrections. But while this data remains locked away in dusty archives, the same mistakes will be made over and over again. We are not talking about sensitive data or national security, we discuss data that anyone who is physically present at the location can check whether it is correct.

But it is important not only that the data is freely available. It is also important to be free in their use. I gain nothing by looking at a map on page X of the Public Service if I can not use the data I am seeing. Seeing the traffic before you leave home can help you, but if my GPS can not use that information to guide me through the best path, it is useless.

Well, someone may say, if the source of the data (for example, the government) provide all services we will be needing, we don’t need a free use of the data. It is not enough. Why? Because opendata may have myriad of uses. It is a newly opened market to explore.

But, how does it benefit the private map provider? Are we suggesting to have data servers and offer free data without charging for its use? Is it the culture of all free? Of course not, nobody in their right mind would ever ask for this. The private provider can get great benefits releasing their data (others than charging for services based on this data) :

The first benefit is straightforward: if you manage a large community, the cost of renovation and expansion of their data will be greatly reduced. Vendors like TomTom or Nokia begin to understand the importance of these updates from their own users. OpenStreetMap is another clear example and direct the power of users: a source of geographic data that can compete (and win) on Google Maps or Bing created entirely and only by a combination of free data supplied by its users.

The second advantage is perhaps more complex to understand because it is not so straightforward. Ignoring all the classic advantages of freedom, there is still one more: You can always charge for commercial or intensively use. Although it does not benefit you at the beginning, if your data is good enough, sooner or later someone will think of some utility .

Some hustlers will have, at this point, if this is not what Google Map Maker does. Do they not collect updates of their users, giving them maps for free and charging only for intensive or commercial? No. To begin with, data isn’t free. This means that if you collaborate with Google Map Maker and update their maps and tomorrow you want to use these data to set up a commercial service, you couldn’t do it without going through a convoluted series of licenses. However, if instead of working with Google Map Maker, you contributed with a free platform for geographic data, you will be able to use this data on your service without problems.

Does this mean that I think Google Map Maker is useless? Neither. Probably someone will find a good use. But whatever the intended use, you can always get at least the same functionality with OpenLayers , OpenStreetMap data and free PNOA and the Cadastre (recently released). So why use an exclusive platform when you can use a free platform much more powerful?

But Google is good, someone may say, it offers free, quality data. Sure, and no doubt. But never forget that Google, beyond any good intentions, remains a business. And finally, the top priority of a company is to generate business to survive. And if Google has to change its way, to get ride of free offerings that are inconsistent with their business, they will. In fact, they already do it .

CC BY-NC-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *